conocerse a uno mismo es desconocer

El conocimiento no te puede ocasionar el conocerte a ti mismo ni puede dar la liberación del sufrimiento que sucede cuando uno se conoce a sí mismo pues el conocimiento es ponerte más peso encima y la liberación es precisamente quitarte cosas de encima. Irónicamente conocerse a sí mismo implica el desconocimiento absoluto, el dejar y abandonar y abstenerse y llegar al silencio y al vacío, el conocerse a sí mismo adviene del silencio y el silencio adviene de todo esto.

¿Por qué decimos que el conocerse a sí mismo proviene o adviene del silencio y el desconocimiento o desprogramación?, pues por el simple hecho de que una vez que estás desprogramado y así descondicionado del mundo comienzas a estar en silencio total y absoluto y así comienzas a ser libre de muchas cosas pues si hay silencio y vacío significa que has quitado cosas y esto significa dejar de estar atado que es lo mismo que ser libre y cuando esto ocurre es entonces que tu ser adviene y se hace presente en tu consciencia al estar tú en ese estado de libertad y silencio; una vez que estás en silencio la liberación adviene y una vez que tu ser sale a la superficie y la liberación se hace presente es que entonces podrás conocerte al no haber nada que te estorbe pues una vez que estés libre de tanto conocimiento que te condicionaba y estorbaba la desprogramación será una realidad y si ya estás desprogramado de todo lo que te tenía atado y condicionado y de todo lo que te hacía creer que eras tal y tal cosa, de todo lo que te hacía creer que las cosas eran de alguna forma en particular de acuerdo a lo que la interpretación del ego por medio del conocimiento adquirido y condicionante decían que son y no como realmente son, pues entonces conocerás quien realmente eres al no estar sujeto ya a la voluntad de un conocimiento condicionante o del ego o de ambos y así también del mundo y la sociedad y todo tu pasado y de igual forma si eres libre de todo tu pasado condicionado conocerás lo que realmente eres. Y así es como el desconocer es lo que te hace conocerte a ti mismo y conocerse a sí mismo no es otra cosa que regresar a nuestra esencia, quitar la basura y los filtros que nos pusimos encima y volver a lo que realmente somos. Conocerse a sí mismo es sólo una analogía a decir que regresamos a nuestra esencia o naturaleza, si regresamos a lo que somos veremos lo que somos, si regresamos a lo que somos seremos conscientes de lo que somos y si somos conscientes de lo que somos pues entonces nos conoceremos al ver las cosas como son, pero pues no es que nos conozcamos finalmente sino que regresamos y nos vemos como lo que realmente somos; el conocerse es verse y ser consciente de lo que eres y esto como ya se mencionó se logra regresando a nuestra esencia o naturaleza verdadera que es aquella que no está programada, como cuando nacemos. Y eso es todo, conocerse es quitarse todas las máscaras, filtros, condicionantes, es quitarse todo de encima para poder estar en calma y silencio y vacío para poder ser libre para así poder vernos con absoluta claridad 

Anuncios

cartas a nadie aún conocido XXI, casi te amo, pero nos amamos en secreto

Pero si ya no te amo, si solamente casi te amo y en tu cabeza y tu corazón existe la misma idea entonces lo que nos queda es seguir andando, cada uno a su paso y en su lugar esperando a que algún día podamos amarnos de verdad y por completo.

…Y bueno, es cierto que no podemos negar la verdad del deseo incandescente que existe latente en nuestras almas por tocarse nuevamente y sabemos que si aceptamos el anhelo, que habita dentro de nosotros, de unirnos de nuevo en esa esfera de amor quizás volvamos el uno al otro, pero en tanto eso ocurra sólo nos queda esperar a que momentos embelesados de romanticismo, como los que rozamos en nuestros encuentros fortuitos, se crucen en nuestro andar para tener un poco de calor en el alma y no ser consumida nuestra alma por el desasosiego…

…pues en tanto haya una posibilidad de volver a tener calor en nuestros corazones sólo podremos esperar a que la fortuna se cruce en nuestro andar y que el universo, quien ha sido el cómplice en esta aventura, no nos siga alejando encaminándonos hacia la oscuridad. Sólo nos queda esperar converger en algún tiempo y espacio y vivir  en silencio mientras miramos espectantes qué es lo que decide hacer o no hacer uno respecto del otro y qué desea uno del otro, mientras esperamos volver a cruzarnos con algún pretexto circunstancial armado a propósito en secreto y en silencio por los dos para avivar esto que era nuestro, esto que en un principio ha parecido ser una especie de pretexto ante la monotonía de la vida sin amor, amor que tanto anhelábamos tener o recuperar y pretexto que no ha tenido cabeza ni cimiento o congruencia ni futuro porque tal vez por necedad lo hubimos creado para incidir en nuestro pensar y creer que diferentes somos de esta monotonía que cubre la faz de la tierra del hombre.

…seguiremos buscando maneras y pretextos para estar uno en la vida del otro aunque sea en coincidencias, las cuales sabemos que no serán tales, o aunque sea en nimiedades o así parezca y mientras estemos en la vida del otro sin estarlo viviremos esa verdad que aqueja a muchos la cual es el tener una relación con alguien sin tenerla de verdad. Seguiremos buscando pero seguiremos distantes y a veces escondidos, anhelándonos sin buscarnos y deseándonos al tiempo que nos negamos el uno al otro por razones que nos impiden amarnos por completo, lo sé y lo sabemos y de la misma forma sabemos que si pudiésemos quitar esas razones lo haríamos para brincar y evitarnos el dolor y tan sólo vivir ese prodigio al cual le llaman amor pues tememos que si no evitásemos el dolor pudiéramos talvez olvidarnos de ese amor en cuanto estas razones nos consumieran a través de dicho dolor…

…seguiremos buscando esta irónica verdad que yace en el amor aunque la razón y nuestros pensamientos sean divergentes y nuestras vidas lo sean también; aunque nada compartamos en lo absoluto seguiremos persiguiéndonos pues la belleza del amor no se limita por nada en absoluto y va más allá de nuestras diferencias y de las de cualquier ser y siempre estará por encima de nosotros y nuestras características, condiciones y diferencias y si tan sólo una oportunidad tenemos de mirarnos con amor sobre nuestras diferencias entonces no nos olvidaremos el uno del otro y gracias entonces al amor probablemente seguiremos atados sin estarlo.

Pero no sé, no sabemos, entonces distantes y casi enamorados estaremos y no te tendré y no me tendrás más allá de nuestros pensamientos, de nuestras fotos y letras y mientras tanto continuaremos ocultando gran parte de la verdad de lo que sentimos, mintiendo estaremos siempre acerca el uno del otro, no diciendo todo, ocultando algunas cosas o bastantes pues la vida de alguna manera así lo predispuso por ahora; pero seguiremos ahí, creando esta historia singular y algo secreta, dulce y misteriosa, efímera y permanente, complicada pero simple.

Casi te amo, pero no importa, te tengo en mi mente y mi corazón y sé que en el tuyo estoy, no hay nada más que hacer o decir, me voy dejándonos como estamos y dejando a la vida hacer su trabajo en todo y en nosotros y en tanto el universo hace su trabajo sólo seamos y estemos, esperemos, amemos y dejemos. No sé cómo terminar esto o si terminarlo siquiera pero aaah, terminaré diciendo que eres ella, ella, por ahora y hasta que la vida te arrebate de esto que por ti yo siento y de esto que por mí tú sientes, somos todo eso hasta que la vida nos vuelva a juntar y nos vuelva a separar. Creo que eso es todo y sin más esconderé estas palabras que hoy escribo para no ser halladas por nadie mas que mis ojos…

 

Cartas a nadie aún conocido XX, casi te amo

casi te amo por completo

…casi te amo como solía hacerlo en el pasado pero no logro terminar de hacerlo pues si bien es cierto que he amado mucho y a muchas en el pasado también cierto es que ha notado cierta parte del fondo de mi alma que en demasía hube procedido de manera errónea y a ciegas en cuanto a nuestra manera de amar o de creer que amábamos, lo hicimos con poca franqueza, de manera egoísta e impulsiva y con intenciones llenas de deseo irracional, (aunque siempre con mucha pasión y una energía vehemente algo peculiar pero aun así alejado de la rectitud) pero gracias a que el universo ha puesto una luz en mi alma y en mi andar para ver y saber cómo procedía yo en cuanto mis sentimientos puedo reconocer y decir que no te amo totalmente como solía pensar que lo hacía antes, sin titubeos ni condicionantes, pero lo que puedo afirmar es que sí, te pienso, te veo casi en todo lo que me rodea y acontece, todo me recuerda tu rostro y tus dulces palabras, pero no te busco ya ni anhelo con ese furor que en anteriores escenarios consumía a mi alma, no te busco en todo mi entorno como antes solía suceder, no te amo a cada momento ya, pero aun así te querré y te admiraré esperando absurdamente que seas tú esa persona llena de perfección preparada para mí, como siempre lo hago tontamente con la primer dama que se me cruza en el camino. Te seguiré buscando y te seguiré anhelando con suspiros de pasión aunque mucho o poco pierda o gane y aunque nada pase o todo pase, seguirás muy dentro de mí y yo muy dentro de ti y sin amarte te amaré aunque sea en una idea acerca de ti dentro de mí.

Y sí, como ya dijimos ya no te busco ni te amo como solía hacerlo o como solía creer que lo hacía, pero no es por otra razón sino porque los sentimientos también envejecen y se fatigan y pasado el tiempo ya no hay en ellos esa energía con la que nacieron, esto me lo ha dicho una vez un sabio y luego mi ser me lo ha reafirmado. Por ello debo entonces confesar que no puedo ya jugar este juego que ha tomado las fuerzas de mis sentimientos llevándome hasta el cansancio, consumiéndome tal como me dijo aquel personaje que ocurriría y más aun porque los locos y los enamorados como yo no podemos evitar caer en una cierta clase de obsesión trepidante que detona la insensata acción de entregarnos a los deseos impensados e irreflexivos del amor y así al final esta impulsividad termina siempre por consumirnos completamente haciendo de lo bello algo turbio y cuestionable…

Casi te amo y casi por completo te has apropiado de mi corazón y de mi mente pero no te buscaré más en mis intenciones o pensamientos aunque mi mente desee con fervor convencerte de que me necesitas… pero si me llegas a encontrar y yo a ti y si nos llegamos entonces a necesitar te tomaré entre mis brazos y te amaré y haré que me ames como sé que puedes tú también para conmigo y sabremos así lo que es fundirse en la unidad del amor genuino en donde las dos partes se vuelven una sola carne

 

 

Dos tipos de deseo

Hay dos tipos de deseo, el natural o racional y el del ego; se puede desear desde el amor o desde el ego, ambos deseos existen y son muy diferentes y muy reales.

El deseo desde el ego es casi lo mismo que el deseo desde el amor pero desde el lado antagónico se podría decir; el deseo en el ego es como un amor descontrolado y que parte del desequilibrio y la irracionalidad y por lo tanto el resultado del deseo siempre será más desequilibrio. El deseo natural o desde el amor en cambio es un deseo desapegado y desinteresado que no busca de manera egoísta ni con motivos ocultos, es un deseo dentro del equilibrio natural de las cosas, de hecho se podría decir que el amor es el deseo puro e innato de todas las cosas que sólo da resultados hermosos y perfectos y que no busca para sí ni acapara para sí sino que siempre da antes de buscar recibir.

La cuestión es ¿Cuál es el que frecuentas más?

Todo dependerá siempre de nuestra comunión con nuestro ser